domingo, 25 de junio de 2017

El respeto siempre OBEDECE a los gustos tradicionales o a una cultura; sí, así es, el respeto obligatoriamente ha de obedecer a los gustos de una cultura. Más claro, si tú quieres respetar en Arabia Saudita, tú no puedes respetar como tú o como el resto del Universo quiere o decide, ¡no!, sino sometido siempre(por lo que hay aquí irrebatiblemente una obediencia, sí o sí)  a los deseos-intereses de una parcialidad-cultura.
Más claro, tú hasta que no obedezcas a los deseos de la costumbre de Arabia Saudita, no respetas, nunca, así es la razón. Claro, tal arrastramiento que tú haces es mejor a que te cuelguen o te corten la cabeza; por eso bonitamente se acepta tal obediencia y la van aceptando también  los reyes españolitos que allí van cantando tanto amor y la dulzura de los petrodólares.

3 comentarios:

José Repiso dijo...
El respeto es una consideración emocional que el cien por cien de los casos está condicionado por miedos (miedo a perder, miedo a hacerle daño a alguien o grupo, miedo a que te agredan, etc.), eso solo, es un valor, y será un valor....ético en la medida que pueda justificarse racionalmente o en la medida que él tenga una justificación racional.
¡Cuidado para no engañar!, solamente ahí será ético tal valor.
José Repiso dijo...
La razón es ya una cosa que nada tiene que ver con el respeto, desde la base de que la razón no puede estar condicionada a nada que no sea ella misma (pues de inmediato dejaría de ser razón).
La razón es un USO DE CONOCIMIENTOS (causales o probatorios) para concluir tú en otro conocimiento (efectual) siempre por un procedimiento coherente o de no error (por lo que ahí se aplicarán siempre principios racionales imprescindibles: el de la no contradicción, el de la contextualidad porque todos los mismos conocimientos causales han de tenerla, el de la duda racional ante otra posibilidad y el principio de la no cerrazón o el de nunca dar las espaldas al que puede rebatírtelo todo, éste principio es el más importante ).


Ahora bien, todo valor ético para funcionar en la realidad ha de ser siempre racional;
pero, ¡cuidado!, lo contrario no, la razón no tiene por qué ser ética ni siquiera humana ni siquiera terrestre ni siquiera de este siglo, ¡así es!
La mayoría de los conocimientos "dos por dos son cuatro", "la Tierra es redonda", etc. no son éticos jamás, sino únicamente RACIONALES.
José Repiso dijo...
Hay también un mito de ingenuos, idiotas, borrachos... que dice que el que pierde un valor ético, pierde la razón (hay que estar muy borracho a veces para decir eso).
No, para no engañar o para no pisotear a la verdad, el hecho de no aplicar un valor ético no significa nada extraordinario en tanto que no se racionalicen los resultados.

Pero no tiene nada que ver con perder razón. Si Galileo demuestra algo, ya tiene tal razón, y la tiene aunque luego mate a su primo (por lo que recibirá reprobaciones sociales,etc ante esto último).
La mayoría de los racionalistas griegos, romanos, etc. cometieron atrocidades en el contexto reprobatorio de una moral, pero el Principicio de Arquímedes no va a ser inválido porque Arquímedes insultó mucho o se acostó con una niña, así es.

Así es.


También, en el contexto ético, no usar un valor no siempre significa que pierdas el tener ética.
Por ejemplo, un esclavo deja de aplicar la no violencia para redimirse o por un basta ya de no dignificarse él ni a sí mismo, pues con eso sique siendo ético.

martes, 13 de junio de 2017

Resistir luchando por la verdad contra "lo que la impide" -en el contexto de las intenciones o de lo volitivo, siendo algo que, en desprotección, requiere el máximo sacrificio y valor- es la única dignidad -que nadie responsablemente puede eludir-. Ése es un resistir al que siempre debilitan o hacen que pierda tantos desconocimientos, prejuicios, intereses parciales y sus poderes.

4 comentarios:

Anónimo dijo...
Estimado Jose:

Todo es mentira en los intelectuales y en todos los que ganan poder como aquí, y también sólo imponen esas mentiras amoldadad a ellos gracias a sus influencias y a sus poderes: ¡nunca porque tengan razón ni demostración ni coraje!

Besos

Susana, desde Argentina
José Repiso dijo...
El mundo no tiene absolutamente ningún problema -o injusticia-, infinitamente ¡NINGUNO!

Son ÚNICAMENTE los intelectuales -en el contexto más amplio- LOS QUE PERMITEN Y ENRAIZAN Y DAN LOS PROBLEMAS; a modo de mentiras (los hay a los cuales les escucho decenas en un discurso de un minuto), a modo de consentimientos (por irresponsabilidad y complicidad, en el "dejar pasar" y, no señalando ni demostrando una injusticia, ni siquiera dejan "al que puede hacerlo": intolerancia total) y a modo de confusiones o de cortinas de humo (pues siempre tapan "lo que es injusticia" y, por el contrario, difunden mucho "lo que no existe", porque es una obsesión de sus intereses que contagian a la sociedad), a modo de dar legitimidad a los poderes opresores (puesto que ya han creado todo el caldo de cultivo de confusiones y de pasividad para que esos, en esa tanta facilidad, se aprovechen) y a modo de irracionalidad total (pues la base de la racionalidad, LA ÚNICA, es permitir al que demuestra y al que contraargumenta, porque la verdad y la claridad salga o sea posible -algo que, en los intelectuales españoles, no lo he visto ni un sólo segundo de mi vida y, paradójicamente, algo en algunos dictadores sí).

Así es, el terrorismo "NO EXISTE", es precisamente su terrorismo el que hay que erradicar y, al momento, todos los demás desaparecen paulatinamente, ¡SIN NINGUNA DUDA Y CON DEMOSTRACIÓN TOTAL!, ¡TODOS!

La sinrazón, si prescinde de la misma razón, siempre impone; y la sinrazón que utiliza poder o ayuda de algún poder siempre impone o se impone.
PROYECTO RAÍCES dijo...
Hola José, ¡sigue siempre!

La infravaloración (y su desprotección) es el arma infalible (que a su vez es un arma de cobardía) de todo poder y de la sinrazón.

Piensa que a Neruda, infravalorándolo, se le hubiera destruido fácilmente.

Los cobardes triunfan, sí, pero a costa de solamente mentira y cobardía.

La coherencia es lo que vale.

¡Sigue!
José Repiso dijo...
TODO VALOR ÉTICO -EN EL FONDO- SE FUNDAMENTA EN EL "SABER DIGNIFICAR". ASÍ ES, DEMUESTRAS A TU MADRE QUE LA AMAS Y QUE LA PROTEGES SÓLO PORQUE VERDADERAMENTE LA DIGNIFICAS; Y DEMUESTRAS QUE TE IMPORTAN LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS MÁS DÉBILES SÓLO PORQUE PRIORIZAS -POR ENCIMA DE TANTOS INTERESES, INCLUSO DE LOS TUYOS NO TAN IMPRESCINDIBLES- SU DIGNIDAD.

ES DECIR, CUALQUIER DERECHO SÓLO SE PONE EN MARCHA DIGNIFICANDO -Y SABIÉNDOLO HACER-, NO PASANDO POR ALTO CUALQUIER DISTINCIÓN NATURAL O ESFUERZO DE NADIE.

PERO ES LO CONTRARIO LO QUE PRECISAMENTE HACEN MUCHOS DE LOS QUE VAN DE CORRECTOS O DE SENSATOS, ESO, LO CONTRARIO.

lunes, 5 de junio de 2017

A la verdad nunca hay que darle ataques de ningún tipo( de limitación, de represión, de egoísmo, etc.), sino únicamente defensas ya solo por el honor de ser verdad, sí, tenga las consecuencias que tenga.
BALANCE DE LO QUE SE HA DEMOSTRADO ÚNICAMENTE DE LA REALIDAD EN ESPAÑA:

- Nunca una persona, a la cual le he verificado ética, ha sido valorada en España.

- Nunca una persona, a la cual le he verificado coherencia racional, ha sido ayudada en España.

- Nunca una persona que protege los derechos naturales, ecológicos o de todos los animales, ha sido ayudada en España.

- Nunca una persona que empezó -pues el valor está en el empezar a cambiar algo, no en el seguir unas reglas hipócritas- a defender los derechos de las mujeres fue respetada en España.

- Nunca un reconocimiento español ha ido a REPARAR a las víctimas del Franquismo o del mayor genocidio del mundo -en el contexto de la impunidad-.

- Nunca un reconocimiento español ha ido a REPARAR a las consecuencias del expoliante y sangriento colonialismo o del mayor exterminio indígena de toda la historia.

- Nunca España ha luchado como un pueblo -para reconocer, en una conciencia de único pueblo, sus errores-; sino, desde el principio, siempre a modo de organizaciones o de pueblos de taifas.

- Nunca España promovió ni defendió un movimiento cultural -nuevo, transformador u original mundial- debido a su aislamiento postmedieval y totalitarismo tradicionalista.
Muchos hechos nunca se pueden justificar; pero, las palabras -para que una persona se defienda de muchos hechos injustificables- son justas siempre, todas y en ese contexto.

Algunos crueles se creen que a una persona se le puede justificar todo y ella debe callar hasta la muerte -a voz exterminada también, ¡todo!-; pero eso nadie lo ha hecho ni nadie debe hacerlo jamás.

La voz es justa absolutamente ¡siempre! en un contexto de autodefensa de muchos hechos injustificables recibidos.

Se creen algunos que el ser humano debe quedar anulado también de su voz, de su gritar lo que sienta de verdad cuando le exterminan todo lo demás.
Como pensar que a un ser humano que le matan a sus hijos, lo humillan siempre y además lo encarcelan, debe no decir nada o decir lo que a ellos les gusta, o sea, también exterminarle su voz.

¡No!, nunca, un ser humano debe gritar de lo que siente, todo, absolutamente todo en autodefensa de los hechos injustificables que recibe, es su esencial derecho de VIDA -por defenderla-, su respeto esencial a él mismo, y su valentía ética por defender los valores éticos contra la impunidad y contra la injusticia. Esa es la primera licitez ética que existe.

A mí los ultranazis españoles ¡JAMÁS! me han permitido un segundo digno de vida.

Estoy absolutamente seguro de que cualquier genocida tiene más conciencia -la mínima que sea- de lo que es la dignidad.

29 de abril de 2012


Ellos siempre tienen alguna o bastante dignidad de una manera o de otra -robándola o utilizando todos los trucos antiéticos posibles-; sin embargo, no se acuerdan del que nunca se le ha permitido, de los millones de esfuerzos y de sobrealientos -me gustaría que ellos afrontaran solo uno de esos a ver qué pasaba, ¡a un cien por cien de seguridad que no lo pueden soportan y se ahorcan!- que he tenido que sobrellevar.

¡Qué fácil es lo fácil!, para cualquier cosa que ellos cogen tan fácil, a mi siempre me ha supuesto una continua lucha que ellos nunca han realizado a incontables obstáculos.
Hay pruebas suficientes -con documentos y escritos publicados- que ya a mis 14 años ya estaba luchando por las causas esenciales de la sociedad: lucha contra la desigualdad de género, lucha contra la desigualdad social y lucha por la aplicación de los derechos humanos.

Mientras que algunos que empezaron hace cuatro días ya los sobreprotegen con todos los piropos, recursos y facilidades.
¡Qué miseria interior tienen!, ¡inhumanos o monstruos!, qué asco de lo que hacen!

14 de junio de 2012

jueves, 18 de mayo de 2017

MI "SABER GANAR" EN ÉTICA O EN VIDA ÉTICA ES MILES DE MILLONES DE VECES MENOS CORRUPTO QUE EL DE CUALQUIER ANDALUZ (EN PROBACIÓN TOTAL), O SEA, CORRECTO HASTA ÉL ÚLTIMO ÁTOMO; pero de ellos hay incontables pruebas firmísimas en razón de lo contrario. ¡Eso es, en alma!

YO SOLO HE UTILIZADO UN INTERÉS DE DECENTE LUZ Y RAZÓN, NO HAY PRUEBAS NI REALIDAD DE LO CONTRARIO
A MÍ ME AVALA ESTO, NO LO QUE DIGAN IRRACIONALMENTE LOS ANTIÉTICOS ESPAÑOLES:

- Yo me he dedicado toda mi vida a defender una cosa solo (lo ético, lo racional y la vergüenza) y no lo contrario, lo que me ha supuesto una esquilmación y desprotección de mis recursos vitales. Por esa causa o condición, no me he escondido nunca ni me he vendido -para cederla- nunca.

- Nunca me ha movido el dinero, el poder, la fama, etc. para desvirtuar o vender esa causa.

- Todas las migajas de pan que me he comido en mi vida han sido totalmente "sudadas" por mí.

- Nunca he sido protegido en mis derechos humanos, ni en mi dignidad, ni en mis compensaciones éticas.

- Nunca he hecho un bien que haya sido compensado o agradecido, sino que he tenido que sufrir hasta las últimas consecuencias.

- Mi trayectoria de humano -con documentos, testigos, etc.- demuestra que siempre he estado en las esenciales causas de bien del mundo (por la ecología, por los derechos igualitarios de la mujer, contra la explotación, etc.).

- Nunca me he apuntado a una organización o acción que justifica algún mal, para ser cómplice.

- Nunca he recibido un céntimo por hacer un bien, ni he ganado un céntimo en un trabajo que a corto o a largo plazo crea un mal o lo provoca.
- Nunca le he dado las espaldas a una persona que sufre alguna injusticia; puesto que, si lo hubiera hecho, me daría vergüenza y horror mirarme a la cara.

- Nunca he valorado las imágenes ni las apariencias en nadie, sino sus sensibilidades y lo que demuestra.

- Nunca he protegido a alguna mentira, ni la he consentido en mí por honor a mi vida y a mi conciencia.

- Nunca he utilizado un juego sucio de marketing, peloteo o de aprovecharme de influencias para un libro mio, para un trabajo mío o para ser conocido.

- Nunca he vendido un bien mío -libro, artículo, etc.- para lo que sea y aún menos para conseguir lujo o poder (Jamás la literatura me ha supuesto el beneficio de siquiera un solo céntimo, sino una continua pérdida económica, demostrándose esto de una manera clara y objetiva).

- Nunca he maltratado físicamente a nadie, ni psicológicamente -es decir, por una objetividad, a modo seguido o en reincidencia- a nadie.

- Nunca he le quitado a alguna persona de condición ideológica, religiosa, de género o de raza, en conciencia alguno de sus derechos humanos.

- Nunca he alimentado la demanda de algo que deteriora la imagen de la dignidad de la mujer o de un grupo marginal - prostitución, sexo de niños, etc.-.

- Nunca me he olvidado de que un juego limpio en valores éticos y en demostrar las cosas es solo lo más importante... para defender la justicia, para defender la dignidad y para defender la conciencia -sí, no existe conciencia sin eso-.

- Nunca me mueve que este blog -o cualquiera mío- consiga apoyos o poder o aristocracia mediática, sino que sea totalmente limpio a solo alma.

- Nunca he recibido un beneficio directa o indirectamente de España de los miles de beneficios mínimos que cualquier otro ciudadano español objetivamente ha tenido cada segundo de su vida y en sobreventaja aún tiene -esté como esté, sin derechos o con derechos, pero me refiero a segundos dignos de vida o de no exterminio-.
UN MODO DE ACTUAR NAZI ES SOLO LO QUE PRUEBA LA REALIDAD, al margen de lo que digan astutamente tantos buenistas "del diablo", pillos, sinvergüenzas, depravados, etc. que están únicamente utilizando siempre lo mediático, la mentira y todos los juegos sucios posibles antes que probar y enseñar "lo que has hecho en tu vida sin alguna complicidad" y que aplicar lo que se atiene a la razón y a lo demostrable. Esto no lo quieren, puesto que al momento se evidenciaría lo que son; y prefieren -como siempre- tapar y seguir utilizando todos los juegos sucios posibles.
------------------

TODO LO QUE YO HAGO O DIGO ÚNICAMENTE SE UTILIZA:

- para que sea todo ético o racional,
- para que no se destruya -y se recupere- una dignidad,
- para que no se manipule, se calle o se olvide alguna injusticia,
- para que no se ayude y se compense a los errores.

¿PRUEBAS DE ESTO?

Pues que no he ganado ni un céntimo con todos mis esfuerzos, que no he ganado fama, ni poder, ni el tener influencias, ni algún estado de privilegio. Por lo tanto, solo he buscado lo anteriormente señalado. Y no se trata de creerlo -el que reduce todo a creencia es un incapacitado racional o un fanático-, sino del confirmarlo; y todo demuestra -sin nada o pruebas en contra- a que es así

19 de enero de 2013

lunes, 17 de abril de 2017

Muchos tienen las manos atadas (la capacidad racional restringida) para dirigirse a la verdad en cuanto ya tienen un compromiso afectivo, obligatoriedad o deber con alguien; asimismo, en cuanto obedecen a una línea marcada o protagonismo social (que siempre es adquirido adoctrinadamente o interesado, nunca racional); y asimismo en cuanto hay una oportunidad de egolatría hacia la sobreprotección o autoprotección, sí, se busca el paraguas de un poder o se hace el "peloteo" para conseguirlo.
.
Entonces, ahí, la razón no tiene entrada o permiso ante esa condicionalidad o cerrazón y, de seguido, es limitada con todo tipo de truco, demagogia, frivolidad, burla, excusa o maquillaje.


Los síntomas de eso que se verifican con más rapidez son:
- Se hace una vista gorda -un dejar pasar o consentimiento- muy de prisa sobre las injusticias.
- Se halaga con demasiada frecuencia para evitar el sentido crítico o la verdad que siempre incomoda (lameculismo).
- Se grita mucho, se hablan de muchos temas a la vez, se le dan entrada a los chistes o a las tonterías o a la espectacularidad para que se dirija todo hacia la confusión  (porque prevalezca un idiotismo en la competencia o en el mismo pueblo)
Nada debe costar la verdad; ninguna imagen de algo, tradición o defensa social debe costar la verdad para que la dirección sea lo falso con mucho maquillaje. Y se empezaría a corromper la misma ética.
El bien hay que hacerlo, nunca está ya hechoEl bien (de proteger al mismo bien: de quitar confusiones o, también, de desmontar el porque sí de tradiciones injustas y los prejuicios que destruyen los cimientos del mismo bien) te lo han hecho ya otros y, así, te lo encuentras ya hecho (solo queda por agradecer si tienes valor y alma)
Además, el que hizo el bien jamás puso excusas al hacerlo ni miedos (en cambio, tú sí todos los días); ni jamás puso excusas a la impotencia, falta de recursos y cansancios por la verdad y por el valor para no ser un cobarde que respeta, cede y se arrodilla ante el poder del mal
El bien y la verdad necesitan valentía, para no ceder a la sinrazón o a cualquier porque  dictador o fanático, no respetado arrodillamiento de miserable obediente, no cobardía.
Cuando la gente ayuda a la sinrazón (a los que confunden, a los que manipulan, a tanto pedante que no aporta nada, a vividores a costa del sudor del otro, a frívolos que ningunean las injusticias, a oportunistas que no demuestran nada, etc.), YA HAY MÁS SINRAZÓN EN EL MUNDO Y MENOS BIEN, MENOS CONSTRUCTIVIDAD O APORTACIÓN DEMOSTRADA DE BIENQue no diga nadie que no es responsable de eso, no, nunca, que no es responsable de la realidad, ésa precisamente que heredarán todos y sus hijos (lo peor es que siguen y siguen ayudando a la sinrazón y, luego, se convencen a autoengaño o a egoísmo de que es eso algo ético).

El que pisotea los derechos humanos puede, algún día, darse cuenta de su error y ya no pisotearlos (porque tenía unos valores equivocados) pero, el que anula o se burla de los derechos humanos, nunca se dará cuenta de nada (porque no tiene valores, aplica vacío ético o el inventarse un bien él a sinrazón instalándolo a pillería). Esto último les ocurre a muchos ahora

miércoles, 12 de abril de 2017

LO QUE NO EXISTIRÁ CAUSADO POR TI:

Si no andas, no existirá camino; si no amas, no existirá -hecho por ti- amor; si no razonas dentro de lo que es la razón o de sus reglas, no existirá razón sino únicamente sinrazón e injusticia.
Así es, sólo POR EL VALORAR TUYO, sólo POR EL RECONOCIMIENTO TUYO y sólo POR LA ACCIÓN TUYA...HAY COSAS -no, no ya por el otro, por lo tanto no esperes que lo haga tal o cual o el demagogo de turno-; y, si no valoras los esfuerzos de la razón -en dignidad misma-, del que no destruye o enturbia o manipula sino con valentía aclara, pues -en realidad- objetivamente DESTRUYES o alimentas lo irracional o el "todo vale": esa es tu demostración ética y tu herencia en adelante.

3 comentarios:

José Repiso dijo...
El desconsuelo o el desamparo indigno de millones de personas TIENE CAUSA (y ¿crees que se lo merecen?, ¿te importa como responsabilidad humana o como resultado tuyo de lo que demuestras éticamente?).

RE: Al débil siempre se le destruye o se le puede destruir... todo; al fuerte o al poderoso, por el contrario no, pues tiene poder para imponer la sinrazón si quiere, o el abuso de autoridad si quiere, o la mentira si quiere, o el utilizar los medios comunicativos -por influencias- para manipular si quiere o el no reconocer nada si quiere.

Y luego, encima, tienen siempre premios, pues ¿qué poderoso no ha tenido premios en un pago de obediencia de sus prosélitos o siervos?
José Repiso dijo...
Nada se ha hecho bien en el mundo sin ayudar a los que demuestran CON SÓLO LAS REGLAS DE LA RAZÓN, a los que tienen razón -en imparcialidad y en sensatez que defienden principios éticos- y a los que no callan las injusticias.


El ayudar sólo SE DECIDE -siempre es posible-, no depende de tu irreversible "forma de ser".


- "Lo que sientes", lo sientes por tu "forma de ser", entre otras cosas; pero lo que decides, lo decides por el cumplimiento de una coherencia racional (que es lo único con capacidad para mejorar algo, además de regir en los imprescindibles principios éticos y en la convivencia -sujeta a normas cívicas o a leyes-).
Es decir, DECIDES por ADAPTARTE SIN ERRORES -eso le pasa a todos los que quieren sobrevivir o mejorar; en cambio, SIENTES inevitablemente también CON TUS DEFECTOS naturales o afecciones, es así, algo que no puedes evitar.

Del "sentir" no eres libre, pero del "decidir" sí eres libre.
José Repiso dijo...
COMPLEJO DE SUPERIORIDAD, CLASISMO Y RACISMO:

Hay quienes, mientras viven, van dando a entender hacia todos que ellos "son más", que tienen más clase, más categoría y más capacidad de poder o más influencias a donde vayan; esos siempre mueven a los demás como cucarachas con total desprecio a lo que es un ser humano y jugando con sus sentimientos.

Sin embargo, siempre alguien sabe lo que es HUMILDAD en el considerarse sólo un ser humano que sólo mira a los demás como otros seres humanos iguales a él.

jueves, 30 de marzo de 2017

EL RESPETO INCONDICIONAL

Como analicé en un ensayo anterior, el respeto incondicional es el valor "más horrible" que habita en el cerebro del ser humano. Jamás debió existir, y sí en su lugar una reticencia siempre en el castigo psicológico y una renuncia al castigo físico, éstos practicados sensatamente por la comprensión del derecho a la vida en circunstancias que en cada uno no le favorecen por igual.

Así es, todas las crueldades se han sustentado en el "respeto por respetar": El respeto al Islam, el respeto al cristianismo, el respeto a la monarquía, el respeto a las costumbres, el respeto a la "sangre azul", el respeto a los méritos de guerra, etc., y sólo significaron en el fondo una sumisión al privilegio de algún poder pero, además, el justificarle toda la injusticia que provocaba.

Tan fácil es que es lo primero que se le ocurre a cualquiera, es lo fácil, el arma más infalible para inmovilizar los sentimientos y las reivindicaciones del otro, por "intimidación" porque ¡como respeta!.

Lo más difícil, sí, es otra cosa. Siempre la norma y el atavismo han sido infranqueables porque, cuando se intentaban trastocar o cambiar, entonces salía oportunamente el brujo, el "imán", el mesiánico, el inquisidor, el obispo, el autócrata, el censor, el dictador ideológico, el burócrata que seguía órdenes, etc., para hablar de falta de respeto..., de una sedición o de impiedad o de "corrupción". Sí, el respeto usado por un poder crea alineación y obediencia a la fuerza.

Por eso, el respeto incondicional se ha transferido como un trasunto, como una manía, como una repetición automática de lo inviolable al igual que un animal salvaje ya recibe el instinto de marcar las lindes de su territorio, ésas, ésas que nunca se han de sobrepasar por nadie.

No obstante, aparte, instalado ya en el conjunto de los valores éticos -en este contexto- adquiere una digna justificación; lo que implica que alguien ha comprendido su valor como un resultado, como un fruto de reflexión, no como un impulso, no como un sentimiento aislado equivocadamente tendencioso. Y, en tal sentido, respetar es una humilde sabiduría sobre lo que no se puede justificar en uno mismo ni siquiera en los demás: respetar es el no-consentimiento, el no-aprobar con las acciones precisas -no con la pasividad- lo que pueda ser injusto, con manipulación o sin ella, lo injusto aceptado contra la razón o contra un valor ético.

Luego, el respetar no se deducirá nunca del truco de ciertos sofismos o seudo-silogismos: "Si la Revolución Cubana respeta la equidad; con eso, respeto todo lo que haga la Revolución Cubana", "Si EE.UU. es una democracia y la democracia es el mejor sistema político de los posibles, en consecuencia EE.UU. no puede equivocarse" o "Si las armas de los terroristas sólo son las que causan terror, pues, jamás nuestras armas causarán terror".

Bien, ese respeto ético así asumido con coherencia siempre será un útil ejercicio de la libertad, pero habrá de "herir la sensibilidad" por obligado de aquéllos que imponen la sinrazón o la injusticia o matan o engañan... si quiere uno no engañarse a sí mismo; puesto que nuestra capacidad de comprensión no puede estar enceguecida ante lo indignante o ante lo peyorativo; aún más, no puede impedir por impedir alguna protesta o alguna crítica para dejar en claro o contrastar qué es lo despreciable en cada caso.

Tened en cuenta que tan sólo la razón o el conocimiento, eso que es propio del ser humano o debería serlo, ha herido a las sociedades que nos han precedido -también a ésta-; y les hería tanto que eran capaces -los que la representaban- de perseguir o, incluso, de matar por ello. No soportaban el conocimiento o la libre expresión. "La divina comedia" de Dante, "Las cartas persas" de Montesquieu, "Las cartas marruecas" de Cadalso, "Las flores del mal" de Baudelaire -o los escritos renovadores en general- herían a los más reaccionarios, a los más "guapos", a los que menos querían que algo cambiara de cada época. Sin duda, fue así, el conocimiento herirá siempre a los retrógados.

Dejémonos de malos cuentos. "Herir la sensibilidad" será tan necesario mientras existan mentes cerradas contra la comprensión de unos valores en su conjunto; a no ser que se haga gratuitamente, algo que es no menos que estúpido. A los injustos siempre les molestará o les herirá que les digan que son injustos.

Y sobre la crueldad: se debe especificar tal o cual y "justificar" o comprender las expresiones "de los que la reciben". Sin tapujos, las cosas no es que tengan una parte positiva y otra negativa para que sean aprobadas a ciegas, sino que a unos les afecta y a otros no -se alían con ella o, al no indignarse, no la sienten y son positivas para ellos-.
Pero ha de decirse siempre todo lo que ocurre, y tan insultantemente en la medida de que se impida la misma razón, ¡siempre!, por… dignidad de reconocerles las injusticias a aquellos que las reciben.

miércoles, 29 de marzo de 2017


Resistir luchando por la verdad contra "lo que la impide" -en el contexto de las intenciones o de lo volitivo, siendo algo que, en desprotección, requiere el máximo sacrificio y valor- es la única dignidad -que nadie responsablemente puede eludir-. Ése es un resistir al que siempre debilitan o hacen que pierda tantos desconocimientos, prejuicios, intereses parciales y sus poderes.

4 comentarios:

Anónimo dijo...
Estimado Jose:

Todo es mentira en los intelectuales y en todos los que ganan poder como aquí, y también sólo imponen esas mentiras amoldadad a ellos gracias a sus influencias y a sus poderes: ¡nunca porque tengan razón ni demostración ni coraje!

Besos

Susana, desde Argentina
José Repiso dijo...
El mundo no tiene absolutamente ningún problema -o injusticia-, infinitamente ¡NINGUNO!

Son ÚNICAMENTE los intelectuales -en el contexto más amplio- LOS QUE PERMITEN Y ENRAIZAN Y DAN LOS PROBLEMAS; a modo de mentiras (los hay a los cuales les escucho decenas en un discurso de un minuto), a modo de consentimientos (por irresponsabilidad y complicidad, en el "dejar pasar" y, no señalando ni demostrando una injusticia, ni siquiera dejan "al que puede hacerlo": intolerancia total) y a modo de confusiones o de cortinas de humo (pues siempre tapan "lo que es injusticia" y, por el contrario, difunden mucho "lo que no existe", porque es una obsesión de sus intereses que contagian a la sociedad), a modo de dar legitimidad a los poderes opresores (puesto que ya han creado todo el caldo de cultivo de confusiones y de pasividad para que esos, en esa tanta facilidad, se aprovechen) y a modo de irracionalidad total (pues la base de la racionalidad, LA ÚNICA, es permitir al que demuestra y al que contraargumenta, porque la verdad y la claridad salga o sea posible -algo que, en los intelectuales españoles, no lo he visto ni un sólo segundo de mi vida y, paradójicamente, algo en algunos dictadores sí).

Así es, el terrorismo "NO EXISTE", es precisamente su terrorismo el que hay que erradicar y, al momento, todos los demás desaparecen paulatinamente, ¡SIN NINGUNA DUDA Y CON DEMOSTRACIÓN TOTAL!, ¡TODOS!

La sinrazón, si prescinde de la misma razón, siempre impone; y la sinrazón que utiliza poder o ayuda de algún poder siempre impone o se impone.
PROYECTO RAÍCES dijo...
Hola José, ¡sigue siempre!

La infravaloración (y su desprotección) es el arma infalible (que a su vez es un arma de cobardía) de todo poder y de la sinrazón.

Piensa que a Neruda, infravalorándolo, se le hubiera destruido fácilmente.

Los cobardes triunfan, sí, pero a costa de solamente mentira y cobardía.

La coherencia es lo que vale.

¡Sigue!
José Repiso dijo...
TODO VALOR ÉTICO -EN EL FONDO- SE FUNDAMENTA EN EL "SABER DIGNIFICAR". ASÍ ES, DEMUESTRAS A TU MADRE QUE LA AMAS Y QUE LA PROTEGES SÓLO PORQUE VERDADERAMENTE LA DIGNIFICAS; Y DEMUESTRAS QUE TE IMPORTAN LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS MÁS DÉBILES SÓLO PORQUE PRIORIZAS -POR ENCIMA DE TANTOS INTERESES, INCLUSO DE LOS TUYOS NO TAN IMPRESCINDIBLES- SU DIGNIDAD.

ES DECIR, CUALQUIER DERECHO SÓLO SE PONE EN MARCHA DIGNIFICANDO -Y SABIÉNDOLO HACER-, NO PASANDO POR ALTO CUALQUIER DISTINCIÓN NATURAL O ESFUERZO DE NADIE.

PERO ES LO CONTRARIO LO QUE PRECISAMENTE HACEN MUCHOS DE LOS QUE VAN DE CORRECTOS O DE SENSATOS, ESO, LO CONTRARIO.